Todo proceso de venta tiene sus tiempos y ganarnos la confianza de la otra persona es vital dentro de este ciclo que, desde ya te digo, no es algo que se logra de la noche a la mañana.

Hace unas semanas estuve en una de las ferias más importantes del sector cerámico, para el que todavía trabajo por cuenta ajena como directora de ventas. Nuevamente se confirmó lo que llevo tiempo pensando sobre la media que tarda un cliente en confiar en ti.

La semana fue todo un éxito y por fin pude cerrar negociaciones en las que llevaba invirtiendo entre 2 y 3 años.

En el post de hoy me gustaría contarte las conclusiones que extraigo después de analizar todo el proceso por el que he tenido que pasar hasta llegar a mi objetivo.

Fidelizar a tus clientes

Cualquier marca debería tener como objetivo fidelizar clientes para poder vender más y mejor, y si no es así, es necesario corregir la dirección, porque como siempre digo, sin ventas no hay marca, ni negocio.

Como te he comentado al inicio del post, la feria fue todo un éxito. Pude cerrar negociaciones que nos vaticinan un buen año. Me gustaría contarte todo esto porque estoy segura de que te ayudará en el camino del emprendimiento, así que no me enrollo más y te cuento como lo he hecho:

Cuestión de trabajo, inversión y paciencia

¿Cuánto tiempo necesitas para fidelizar un cliente?

Esto es muy relativo, pero tras mi experiencia en ventas, si me tengo que mojar y decir una fecha, sería entre 2 y 3 años, aproximadamente.

¿Te parece mucho tiempo? Puede que sí, pero como suelo decir: el tiempo es relativo. Lo que está claro es que si nunca empiezas, nunca llegarás, y si no tienes la suficiente paciencia tampoco lo conseguirás.

Pero ¡Paloma! ¿qué me dices de toda esa gente que promete ventas mucho más rápido?

Pues que lo único que están haciendo es ofrecer promesas que son un tanto complicadas de conseguir. Incluso me atrevería a decir que te están mintiendo o que te están enseñando a vender a través de la inmediatez, pero no te están enseñando una estrategia clara y sólida. 

Lo que tengo muy claro es que yo no te voy a hacer falsas promesas. Mi objetivo es aumentar tu seguridad y que con mi ayuda seas capaz de diseñar una estrategia de ventas alineada a tus valores y a tu marca.

Por tanto, te voy a explicar algunos de mis secretos para fidelizar clientes, empezamos:

Paciencia: La mejor aliada para conseguir la confianza de tu cliente y para aumentar tus ventas.

Llevo 14 años vendiendo, negociando y diseñando estrategias de venta y me he dado cuenta de que la media para conseguir la confianza plena de un cliente ronda entre los 2/3 años. Es una situación que se me ha repetido en infinidad de ocasiones y no hubiera podido conseguir mis resultados si no hubiera tenido la suficiente paciencia.

Claridad: Déjate de rodeos y ve directa al grano.

Tu cliente quiere claridad y transparencia, no quiere perder el tiempo. No me gusta dar consejos, pero lo que sí que te diré es que si dejas las cosas claras desde el principio, te evitarás dolores de cabeza y malentendidos con tu cliente. Por tanto: mucha claridad desde el inicio.

Sinceridad: Este es uno de los puntos más importante.

Recuerda que cuando empiezas con un cliente estás a prueba, por tanto, aunque en algunos momentos creas que mentir u ocultar información pueda ser beneficioso, te aseguro que te está equivocando.

Tu cliente te dará solo una oportunidad y si detecta que le estás mintiendo u ocultando información, habrás perdido su confianza y, por tanto, tendrás un cliente insatisfecho.

Mentir no es una opción.

Atención: La atención a tu cliente debe ser exquisita.

Tanto que siempre que te recuerde le hagas sentir especial, como si fuera el mejor de tus clientes. Esto es algo que debes hacer siempre, pero te diría que todavía lo tienes que acentuar más cuando te encuentras en la fase de inicio; en esa fase donde todavía te estás ganando la plena confianza de tu cliente.

Y por favor, no olvides nunca que, aunque un cliente te haya comprado ya, tu atención sobre él debe de estar por encima de la necesidad de buscar otros clientes.

Empatía: Desde mi punto de vista es muy importante que te pongas en el lugar de tu cliente.

De esta forma será más fácil que puedas entender qué es lo que está sintiendo y podrás darle exactamente lo que necesita.

Inversión: Un imprescindible para fidelizar.

Tu cliente primero tiene que ver que todo lo que le dices es cierto, que las promesas que ofreces son alcanzables y que no eres una más dentro de este océano de marcas. Por tanto, la inversión en tu cliente es imprescindible. Primero tendrás que invertir tú en tu cliente y después será él, el que invertirá en ti.

Como puedes ver no es poco lo que tienes que ir haciendo, pero en realidad todo lo que te he mencionado está al alcance de todas nosotras. Son cosas muy coherentes y naturales; sólo necesitas relajarte y centrarte en tu cliente.

Me encantará saber qué opinas tú sobre todo esto que te he contado.

¿Estás de acuerdo conmigo o tienes otra opinión diferente? En caso de que opines diferente, me encantará que me cuentes tu versión.

Paloma Losas

www.palomalosas.com