En el post de hoy te cuento todo lo relacionado al tercer capítulo de mi podcast revoluciona tus ventas, los beneficios de conocer y dominar los 4 temperamentos, una herramienta clave en mis ventas.

Revoluciona tus ventas, un podcast donde te hablo con mucha claridad de 3 temas principales:

Ventas

Marca Personal

Mindset

Tres temas con un único objetivo, aumentar tu seguridad para que puedas vender dejando de ser esclava de tus precios.

En el último capítulo os comenté que hoy traería como invitado a un gran amigo mío, para que nos hablara de la gestión de Google My Business, pues bien, nuestras agendas no han podido cuadrarse y lo hemos tenido que dejar para el próximo mes.

Me he visto en la obligación de hacer un cambio de última hora y teniendo en cuenta la que está cayendo con el tema “coronavirus”, he pensado que no había mejor tema del que hablar que de los 4 temperamentos.

¿Qué son los 4 temperamentos?

Pues es un tema que me apasiona, me cautivó en cuanto me hablaron de él, y del que no pude evitar investigar hasta tenerlo interiorizarlo.

Es una de las herramientas que suelo tener muy presente cuando me descubro en desequilibrio emocional.

“Si prefieres puedes ir a mi podcast para escuchar el capítulo de los 4 temperamentos”.

Sé que hay muchas personas que lo están pasando realmente mal; tan mal como cuando yo me subo al “Dragón Khan” de Port Aventura. Por tanto, he decido poner mi granito de arena hablando de este tema, para que pueda ayudaros a reflexionar sobre esa tormenta de emociones que podéis estar viviendo en estos momentos.

Es posible que te tengas que enfrentar a grandes dificultades, pero ponerte en lo peor no te ayudará a mejorar la situación.

Lo mejor que puedes hacer es aprovechar esta oportunidad para:

  • Conocerte:
  • Saber cómo actúas,
  • Como piensas 
  • Cuál es tu patrón de conducta.

De esta forma, podrás actuar conscientemente para protegerte de ese temido desequilibrio emocional.

La importancia del autoconocimiento

Autoconocerse es una de las claves para aprender a gestionar las emociones. Muchas veces creemos conocernos, pero luego no actuamos de una forma consciente para protegernos, es muy común saber de qué pie cojeamos, ¿o no es así? Tú ya sabes si eres más irascible, más visceral, más emocional, más melancólica, etcétera.

El asunto es que lo sabemos, pero no hacemos nada para solucionarlo.

Te pongo un ejemplo para explicarme mejor: si tú ya sabes que eres una persona tendente al pesimismo, está claro que tener un exceso de información sobre la famosa palabra “crisis” no te beneficia. Por tanto, digo yo, ¿por qué ves todos los telediarios y, además, lees entre horas todos los artículos que te llegan?

Pues porque no estás siendo consciente de que lo mejor que puedes hacer por ti, ahora mismo, es protegerte. Y con protegerte no estoy diciendo que te aísles de lo que está ocurriendo, sino que lo dosifiques según tu tendencia.

Porque si sabes que tu tendencia es ser pesimista, está claro que tener un exceso de información acabará beneficiando ese temido desequilibrio emocional y eso no es lo que queremos.

El resumen de lo que te acabo de decir, es que, si eres capaz de conocerte en tu versión más positiva y negativa, podrás actuar de forma consciente para encontrar el equilibrio que, en definitiva, es lo que más te va a beneficiar a ti y a todo tu entorno.

Puede que ahora mismo te estés preguntando, vale y ahora, ¿cómo consigo yo conocerme? Gran pregunta esa; déjame decirte que para conocernos realmente necesitamos toda una vida, pero una herramienta que a mí me ha ayudado mucho, es la de los 4 temperamentos. ¿No has oído nunca hablar sobre ellos?

Pues los 4 temperamentos son, la estructura básica sobre la cual se construye la personalidad de cada uno de nosotros.

Los temperamentos tienen dos lados: un lado más positivo y otro más negativo.

¿Cuáles son esos temperamentos?

El sanguíneo, que suele catalogarse como el más divertido.

El colérico, que es el más activo.

El flemático, que es el que domina la paciencia.

El melancólico, que es el más observador.

Todas nosotras tenemos un poco de cada uno de estos temperamentos, pero siempre hay uno que destaca sobre el resto. Es importante que descubras cuál es el tuyo, para así conocerte un poco mejor. Estamos acostumbradas a etiquetar a las personas como introvertidas o extrovertidas. Pues bien, estos 4 temperamentos también se dividen en estas dos partes:

  • Los sanguíneos y coléricos son más extrovertidos.
  • Los flemáticos y melancólicos son más introvertidos.

Por lo tanto, ya tienes una pista más para conocerte mejor.

Pero esto no acaba aquí, ahora te voy a hablar sobre la parte más positiva y negativa de cada uno de estos temperamentos.

No te lo pierdas porque te aseguro que esta forma de analizar a las personas que puede llegar a ser muy divertida.

Y, cómo no, voy a empezar por la parte más positiva de cada uno de los temperamentos. ¡A ver si descubres cual es el tuyo!

Las fortalezas de los 4 temperamentos:

  • El sanguíneo: Es ese temperamento alegre por naturaleza, siempre consigue sacarnos una sonrisa. Es capaz de entrar en una habitación y contagiar con su felicidad a todas los que estén dentro. Su buen rollito le ayuda a ser una de las personas favoritas de mucha gente, como dice la gran canción de Alejandro Sanz.
  • El colérico: No es tan alegre, pero es esa gran líder que todas necesitamos cuando dirigimos un proyecto. Es practica por naturaleza. Solo con mirar a las personas es capaz de saber qué es lo mejor de cada una de ellas. Tiene un don especial para tomar decisiones en las situaciones más complicadas consiguiendo, además, el éxito que todas buscamos.
  • El flemático: Tiene esa gran habilidad tan necesaria cuando lanzas un proyecto, que es la paciencia. En situaciones complicadas es capaz de encontrar el punto medio para aprovechar lo mejor de cada parte. La paz es otra de sus habilidades. Suele ser la más simpática, alguien que todas deseamos tener en las grandes reuniones.
  • El melancólico: Es analista por naturaleza. La observación suele ser uno de sus dones y gracias a todo esto; desborda por su talento. Es capaz de analizar todo lo que está ocurriendo, ver lo que cada uno está haciendo y descubrir si hay algo que se puede mejorar. Su memoria está muy por encima del resto, por lo tanto, tiene capacidad para recordar muchas cosas y utilizarlas como experiencia, para aportar valor.

Los 4 temperamentos juntos y unidos por sus fortalezas pueden conseguir grandes resultados para el mundo y, sin duda, acabar convirtiéndose en el antídoto perfecto ante las situaciones complicadas.

Las debilidades de los 4 temperamentos:

Pero claro está, no siempre nos encontramos en nuestro mejor momento. Somos humanos y también tenemos esas sombras que salen a relucir en más de una ocasión. Es por eso que ahora le toca el turno a las debilidades de los temperamentos:

  • El sanguíneo: puede ser una persona muy destructiva, tendente al trastorno obsesivo compulsivo como la gula, el juego, infidelidades, bebidas, etc. Vamos, lo que se suele conocer como vicio. En su peor versión, habla sin parar y por supuesto sin tener en cuenta a nadie. Puede mostrarse con dos rostros: uno tremendamente cruel y otro menos. Es capaz de empobrecer las relaciones y se maneja bien entre las mentiras.
  • El colérico: su peor versión se mueve entre el egoísmo y la avaricia. Utiliza a las personas para extraer lo que le interesa de cada una de ellas. Es una persona dura, dominada por su impaciencia puede llegar a increpar a otros para conseguir las cosas que desea.
  • El flemático: trabajar no es lo que más le gusta hacer, por lo tanto, comprometerse no está dentro de sus prioridades. Le gusta la soledad y es tendente a mantenerse aislado. Por no tomar decisiones es capaz de que las situaciones se conviertan en verdaderos problemas, dejándolos en manos de los demás, para no implicarse demasiado.
  • El melancólico: la negatividad es su palabra favorita, tanto que es capaz de perder grandes proyectos por ello. Se mueve tanto en la perfección que llega a ser dañina para ella y para los demás. Indecisa, insegura y ruin.

Hasta aquí las dos versiones de los 4 temperamentos, ¿te ha gustado?. Espero que sí, imagino que habrás podido ver que hay una parte más dulce y una más amarga. Ambas son importantes, pero si no aprendes a conocerte, nunca serás capaz de endulzar esa parte más amarga que todos tenemos.

Si has estado atenta, habrás descubierto que tienes un poco de cada, pero como te he dicho al principio, siempre hay una que destaca sobre el resto y con la que nos sentimos más cómodas, según nuestra esencia como persona.

Recuerda que no tienes por qué ser exactamente como lo he explicado, no entres en la paranoia, utilízalo de guía y cuando veas que te estas desviando que te sirva para reconducir la situación.

¿Cuál es la clave para descubrir tu temperamento?

Estar muy atenta a lo que ocurre en tu interior. Esas emociones que afloran dentro de ti y que solo tú sabes que existen. Sin duda son las mejores pistas para saber cuál es tu temperamento favorito.

Saber lo que sientes y entenderlo, te ayudará a gestionar la parte más negativa de ese temperamento para encontrar el equilibrio perfecto.

Porque no me negarás que es mucho mejor moverse en la parte más positiva. Estoy segura de que te ha sido mucho más fácil reconocerte en esa parte, ¿verdad?. Algo me dice que no nos gustar mirar nuestra versión menos positiva, pero para conocerte es indispensable que la mires, la reconozcas y además que la aceptes.

Recuerda que no hay un temperamento mejor que otro; lo importante es saber quiénes somos y qué es lo que podemos hacer para estar el máximo tiempo posible en un equilibrio emocional. Para saberlo debemos aprender a mirar dentro de nuestras sombras más oscuras.

Reconocernos en nuestra peor versión no nos gusta; nos suele generar incomodidad y nos remueve internamente. Pero eso no dejará de ser así, hasta que un día decidas cambiarlo.

Por lo tanto, si no quieres seguir siendo una marioneta ante el desequilibrio que pueda existir a tu alrededor, mi consejo es que empieces a conocerte y practicar esto que te digo.

El temperamento y las ventas

Además, tienes que saber que esta herramienta puede ser útil para muchas cosas. Te confieso que no solo la utilizo para gestionarme y mantenerme en equilibrio, también la utilizo en el mundo de las ventas.

¿Cómo utilizar los 4 temperamentos en las ventas?

Los 4 temperamentos son mi herramienta favorita para extraer un análisis de los clientes con los trabajos.

“Si eres capaz de extraer cuál es el temperamento favorito de tu cliente, encontrarás el modo perfecto para dirigirte a él y conseguir así, su confianza.”

¿Cómo se consigue esto que estoy diciendo?

Preguntando y escuchando. Antes de vender necesitas conocer muy bien a tu cliente, saber qué es lo que piensa; qué es lo que le ocurre o cuál es su conducta más habitual, porque no le puedes hablar de la misma forma a todo el mundo.

Hay personas más fuertes y otras más sensibles. Tienes que saber bien a quién tienes delante para poder dialogar de la forma más adecuada con esa persona.

¿Estoy diciendo con esto que tienes que cambiar tu esencia?

No, para nada.

“La esencia es lo mejor que tenemos y el único ingrediente que tu competencia no podrá nunca copiar”.

Pero debes aprender a ser prudente en el inicio de la relación con tu cliente.

Es por eso por lo que preguntar y escuchar será la clave para saber cuál es ese temperamento principal de tu cliente y así poder cubrir sus necesidades de la forma más adecuada.

Trato con muchos clientes, unos más cercanos y otros más distantes: todos tienen confianza plena en mí, porque mi esencia ante las ventas es la sinceridad ante cualquier situación, pero a cada uno de ellos le hablo en el lenguaje más adecuado según su temperamento.

Te aseguro que me ha ayudado en más de una ocasión y que cuando empiezas a utilizarla en serio, puede llegar a ser muy divertida.

Sin duda es una de las mejores formas que he conocido hasta la fecha para conocerme y para conocer a los demás.

Antes de terminar, me gustaría preguntarte algo: ¿estás dispuesta a seguir hipotecando tus emociones o vas a empezar a responsabilizarte de ellas?

Te animo a que investigues y pruebes esta herramienta que tanto me ha ayudado en mi parte más personal y profesional.

Hasta aquí el post de hoy. Y sobre todo, recuerda que estamos juntas en esto de revolucionar tus ventas.

Paloma Losas