Dependiendo de si eres consciente o no de tu grado de perfeccionismo, esto te paralizará o te hará avanzar para seguir mejorando. De todo ello te hablo en el post de hoy donde analizaremos si el perfeccionismo es tan negativo como creemos.

Hoy vengo a hablarte de un mal generalizado en la sociedad en la que vivimos, porque además nos han educado, y todavía se sigue haciendo, en la competencia y la comparación.

¿Qué es el perfeccionismo?

Según la RAE, un perfeccionista es “aquella persona que tiende al perfeccionismo” y define perfeccionismo como la “Tendencia a mejorar indefinidamente un trabajo, sin decidirse a considerarlo acabado”.

¿Ser perfeccionista es perjudicial?

Después de leer esta definición podría decir que ser perfeccionista no es muy positivo, pero yo creo que tener “el mal del perfeccionismo” puede tener dos vertientes y es por ello que me he decidido a compartir contigo mi visión.

¿Cuáles son las dos vertientes que te ofrece el perfeccionismo?

Ser una perfeccionista “inconsciente”

Ser una perfeccionista “consciente”

Como todo en la vida, hay una gran diferencia entre ser y no ser consciente de lo que te ocurre.

¿Cuál es la diferencia entre ser y no ser consciente de que eres pefeccionista?

Para mí, no ser consciente te conecta directamente con la parálisis o más conocida como procrastinación. Es decir, como nunca lo ves perfecto, acabas por no hacerlo.

Ser consciente de que tienes esta tendencia al perfeccionismo te puede ayudar a fijarte en los pequeños detalles, que sin duda te ayudan a marcar una gran diferencia con tu competencia.

Yo soy una de las bendecidas con el “síndrome de la perfección”, y digo bendecida porque me encuentro en ese punto de equilibrio en el que puedo utilizar el perfeccionismo en mi beneficio.

¿Cómo puedes beneficiarte del perfeccionismo?

Normalmente las personas que somos muy perfeccionistas nos fijamos en detalles que para otros pasan totalmente desapercibidos. Y eso, sin duda, es algo que puede jugar mucho a nuestro favor.

¿Por qué fijarse en los pequeños detalles es positivo?

Porque tener la capacidad de fijarse en los pequeños detalles es un método de aprendizaje brutal, si empiezas a utilizarlo en tu beneficio.

Cuando decidí emprender con mi proyecto palomalosas.com fue cuando empecé a darme cuenta de mi gran defecto, “el perfeccionismo”. Fue entonces cuando descubrí como me autoboicoteaba yo misma.

Me descubría comparándome con los profesionales que ya llevan un tiempo haciendo algo que era nuevo para mí y que en ese momento estaba aprendiendo; por tanto, lo que yo hacía nunca tenía la suficiente calidad.

Fue entonces cuando pensé: tengo que hacer algo con este “síndrome del perfeccionismo” o de lo contrario tendré que renunciar a mi gran sueño de revolucionar las ventas.

¿Qué es lo que puedes hacer para utilizar el perfeccionismo como algo positivo?

Empezar a observarte y hacerte consciente de tus pensamientos, que fue lo que hice yo. Cuando me daba cuenta de que estaba subiendo demasiado mi nivel de exigencia, omitía todos esos pensamientos y ejecutaba lo que estaba haciendo: un directo, un post, un vídeo, una entrevista, etc.

Al principio fue algo difícil, pero poco a poco fui descubriendo que no estaba tan mal, que no pasaba nada grave cuando publicaba algo que no estaba “tan perfecto” como yo deseaba.

A partir de aquí, fui poniendo en práctica un método que hasta la fecha me ha beneficiado considerablemente, que es el siguiente:

Ahora utilizo ese perfeccionismo para fijarme en los detalles de los profesionales a los que admiro y que desde mi punto de vista lo hacen mejor que yo, pero no me comparo con ellos para perjudicarme y criticarme, solo me fijo para mejorar un poco cada día. Desde mi punto de vista, este es el gran beneficio del perfeccionismo.

Vale, todo esto que te cuento está muy bien, pero ya lo has puesto todo en práctica y no detectas avances; es más: sigues en la procrastinación a causa de ese perfeccionismo.

¿Qué puedes hacer si no avanzas y sigues buscando ese perfeccionismo que tú y yo sabemos que nunca llegará?

Puedes ponerte en manos de una mentora que te pueda ayudar, alguien que haya pasado por el mismo lugar y que sepa trabajar contigo.

Estoy segura de que habrá muchas personas que te puedan ayudar, yo misma, soy una de ellas, porque no solo voy a trabajar tu mentalidad, sino que también trabajaremos tu marca personal. Todo ello con un único fin: vender más y, además, aplicando los precios que mereces como profesional.

Si quieres podemos hablar durante una 1 hora a través de una consultoría totalmente gratuita o si prefieres, escríbeme por WhatsApp. Puedes encontrar mi móvil aquí.

Mil gracias y espero saber de ti muy pronto me puedes encontrar en:

Instagram

Youtube

Facebook

Web

Paloma Losas