Tener claro si estás dispuesta a ser la mejor vendedora, es la base para terminar con el miedo a vender tus productos y/o servicios.

Me encuentro con muchas mujeres que tiene aptitudes maravillosas para poder desarrollar un gran proyecto online, pero les paraliza el miedo a vender. No sienten que tengan lo que hay que tener para poder llevar a cabo las ventas necesarias para que su negocio sea rentable.

Muchas me dicen que no conectan con las ventas, pero que les apasiona hacer lo hacen.

El asunto es que muchas mujeres creen, firmemente, que para poder desarrollar un proyecto online, tienes que haber nacido con un don para vender y esto no es así.

Vender es algo que se puede aprender:

Es cierto que puede haber alguien con un don especial, pero todas tenemos la capacidad de aprender lo necesario para poder vender nuestros servicios o productos. Y tú también.
Ahora bien, déjame que te pregunte una cosa ¿estás dispuesta a hacer lo que hay que hacer para convertirte en una de las mejores vendedoras?

La cuestión no es si puedes, la cuestión es si quieres.

¿Cómo te puedes convertir en una vendedora/or de éxito?

Mi intención con este post es darte una guía para que puedas empezar a entrenarte. Te voy a explicar los 3 puntos más importantes que debes tener en cuenta para convertirte en una gran vendedora.

Autoconocimiento:

Es imprescindible que te conozcas, que sepas qué es lo que quieres, cuáles son tu cualidades y tus debilidades, qué es lo más importante para ti, tus valores, cómo reacciona tu ego, etc…

Cuando hablo de autoconocimiento, muchas mujeres se asustan, no acaban de entender qué tiene que ver autoconocerse, con vender.

Es algo que entenderás a medida que lo vayas practicando. Conocerte te aporta claridad. Podrás distinguir entre lo que deseas y lo que desea tu ego.

Saber quién eres y cómo eres, te ayudará a conectar con tu mejor versión, ya que podrás ver tus debilidades y empezar a mejorarlas.

Te invito a que empieces a observarte, a indagar sobre lo que te ocurre y lo que sientes. Y cuando lo hayas analizado, plantéate cómo puedes mejorarlo la próxima vez. No te agobies, los cambios no se producen en un día, es un largo recorrido.

Inteligencia emocional:

Ahora está muy de moda esto de la inteligencia emocional, pero no es una cuestión de moda, es una cuestión de avance. Para tener una estructura emocional sólida, necesitas conocer e integrar esta técnica.

Ser capaz de reconocer, aceptar y no dejarte dominar por tus emociones, será de vital importancia para liderar y vender tus servicios o productos.

En el camino te encontrarás multitud de situaciones y éstas generarán unas emociones, a veces de euforia y otras de melancolía o tristeza. El asunto es no dejarte dominar ni por unas, ni por otras.

Indagar en tus emociones y comprenderlas, te aportará el equilibrio que necesitas para liderar tu negocio. Necesitas prepararte para que ninguna circunstancia te desvíe del camino hacia el éxito.

No estoy diciendo que ignores tus emociones, no, no es eso a lo que me refiero. Se trata de observar, de reconocer y de saber cómo actúas ante las situaciones y de ir mejorando, poco a poco, para que tu estado emocional sea sólido, independientemente de lo que ocurra a tu alrededor.

Desarrollo personal:

¿En qué consiste esto del desarrollo personal? Pues es muy sencillo: en desarrollarte como persona, en evolucionar, en formarte, en crecer día a día, en mejorar, en ser mejor que el día anterior.

Un cambio no se produce de la noche a la mañana. Todo en la vida es cuestión de práctica, de cometer errores y aprender de ellos. No se tratar de no equivocarse, lo importante es que cuando lo hagas, te des cuenta y en lugar de fustigarte, saques una conclusión y veas cómo puedes mejorar la próxima vez.

Las tres acciones que más me han ayudado a mí a desarrollarme personalmente son:

1.- El máster que hice al divorciarme: que en mi caso fue descubrir que no era víctima de nada que yo no hubiera permitido con anterioridad. Entré en una crisis existencial y ésta me llevó a lo que yo llamo “mi despertar”; algo de lo que hoy estoy profundamente agradecida.

2.- Invertir en formación presencial, online y leer muchísimo. Incluir en mi lectura y formaciones el desarrollo personal.

3.- Acudir, ocasionalmente, a una psicóloga especializada en terapia Gestalt, es una forma de conectar con mi centro.

“Si eres inteligente, no esperarás a tener un desarrollo personal a través de una crisis existencial, como fue mi caso”.

Como puedes ver, hay otras formas más sutiles de aprender.

No esperes más y ponte manos a la obra. Hay trabajo, pero si empiezas hoy, estarás más cerca que ayer.

Paloma Losas.